La vida de Evel Knievel, el motociclista que entró al Guinness por tener la mayor cantidad de huesos rotos

Evel Knievel marcó un punto alto en la historia del entretenimiento no sólo de Estados Unidos, sino del mundo entero ya que en su moto, este amante del peligro nacido en Montana, intentó destrezas en las puso en riesgo su vida una y otra vez.

«Creía que era Elvis Presley, pero todo lo que hizo Elvis fue pararse en un escenario y tocar una guitarra. Nunca se cayó en el asfalto tampoco se estrelló a 130 km por hora«, dijo una vez Evel Knievel para referirse a su íntima relación con el show entendido como una forma de poner el cuerpo, y la vida, en peligro.

Robert Craig Knievel, sin dudas, fue el más famoso motociclista por sus proezas. Saltó las fuentes del Caesar’s Palace de Las Vegas y, en uno de sus puntos más altos, intentó atravesar el cañón del río Snake River ante la mirada del mundo entero.

Evel Knievel. Se comparó con Elvis Presley y decía que era mejor ShowMan. Foto/archivo

Evel Knievel. Se comparó con Elvis Presley y decía que era mejor ShowMan. Foto/archivo

Evel Knievel: un hombre que amaba poner en peligro su vida

Como personaje mediático, Knievel se vendía como un hombre y un modelo de vida. Se presentaba astutamente como un héroe americano. Sin embargo, bajo esa imagen perfectamente diseñada, Knievel luchaba contra todo tipo de demonios personales.

Durante años peleó contra su adicción al juego y a la bebida y, aunque estuvo casado con su primera esposa, Linda, durante 38 años, aprovechó al máximo su condición de superestrella para acostarse con cada mujer que podía.

«Debo haber tenido sexo con más de 2.000 mujeres«, dijo Knievel en sus memorias donde detalló que «una vez me acosté con ocho damas en 24 horas para ganar una apuesta». 

El intento fallido de Evel Knievel de saltar el cañón del río Snake

Knievel intentó saltar un cañón, pero fracasó. No se mató de milagro. Foto/Archivo

Knievel intentó saltar un cañón, pero fracasó. No se mató de milagro. Foto/Archivo

El 8 de septiembre de 1974 Knievel intentó -y fracasó- saltar a través del cañón del río Snake en una moto a reacción. La distancia que debía recorrer era de 1.6 kilómetros.

Pero no le salió y terminó estrellándose. Su paracaídas de arrastre funcionó mal y se abrió en el despegue. Evel, y su moto diseñada especialmente para esta ocasión, flotaron hasta el fondo del cañón, aterrizando en la orilla del río justo debajo de su rampa de lanzamiento. Y tuvo suerte porque si hubiera entrado en el río, se habría ahogado.

Sobrevivió de casualidad  gracias al arduo trabajo de los médicos. 

«Evel Knievel era uno de los nombres más importantes de la televisión de aquellos años», dijo el periodista deportivo, Leigh Montville, quien investigó de cerca al motociclista en varias de sus riesgosas aventuras arriba de una moto.

Montville escribió la biografía del famoso temerario, titulada «Evel: La vida de alto vuelo de Evel Knievel, showman americano, temerario y leyenda». 

Montville recuerda que sólo había tres cadenas de televisión en los tiempos de Knievel y que el motociclista aparecía en los televisores, » volando en medio de todo, estrellándose y rebotando en el piso como un muñeco de trapo«. 

Luego del desastre en el Cañón del río Snake, continuó, en 1975, saltando 14 autobuses Greyhound en el parque de atracciones de King’s Island, en Ohio. Eso marcó un pico de audiencia que, ni siquiera los partidos de la NFL de esos años pudieron alcanzar.

Uno de los peores aterrizajes de  Evel Knievel. Foto/Archivo

Uno de los peores aterrizajes de Evel Knievel. Foto/Archivo

Las famosas imágenes a las que hace referencia Montville correspondían a una de las tantas acrobacias que terminaron en porrazos: Knievel había intentado saltar las fuentes del casino Caesar’s Palace de Las Vegas y se estrelló estrepitosamente, acabando en el hospital durante semanas.

Sin embargo ese fracaso lanzó su carrera. «Se convirtió en una especie de reality show que no podía parar y convocaba la atención de millones de televidentes porque estaba siempre al borde de la muerte«, dice Montville.

Evel Knievel tuvo un pasado como ladrón de tiendas y estaciones de servicio

Knievel se erigió en un héroe, al menos con su vestuario, que tenía el estilo del Capitán América con sus cueros de carreras rojos, blancos y azules. «Eran los años 60 y 70, y había una ausencia de héroes en Estados Unidos, y él estaba encantado de ofrecerse como héroe», contó Montville en la biografía del motociclista.

Sin embargo, el Knievel, en su ciudad natal, Butte (Montana), había sido un ladrón de poca monta que robaba en tiendas y estaciones de servicio.

De hecho, fue un policía de Butte quien supuestamente lo apodó «Evil» Knievel. Lo cambió por «Evel» cuando empezó a actuar en público, porque parecía menos malvado.

Evel Knievel, en el hospital luego de una de sus tantas caídas. Foto/Archivo

Evel Knievel, en el hospital luego de una de sus tantas caídas. Foto/Archivo

Montville dice que Knievel era duro con sus socios y maltrataba a su mujer. En la biografía cita a un conocido de Knievel que bromeó: «Si le gustas a Evel Knievel, hará cualquier cosa por ti. Pero si no le gustas, te hará cualquier cosa«.

Aun así, Knievel tiene un lugar duradero en la cultura estadounidense. Montville dice que esto sucede porque «sus payasadas apelan a todo lo temerario que todos tenemos. El podía correr junto al riesgo. Era algo liberador, por aquellos años, ver a alguien sin miedo a las cosas».

Evel Knievel en el libro Guinness de los Records

Knievel entró al Libro Guinness de los Récords por tener el mayor número de huesos rotos en un solo año, «Durante un tiempo me creí a prueba de balas o Superman», dijo Knievel en una ocasión.Y agregó: «pensé que nunca me quedaría sin nervio. Nunca».

Algo que finalmente sucedió.

Evel Knievel en 1989 durante una de sus participaciones en eventos deportivos.

Evel Knievel en 1989 durante una de sus participaciones en eventos deportivos.

Evel Knievel murió en 2007 a la edad de 69 años, con el cuerpo maltrecho y destrozado no sólo por su trabajo de acrobacias extremas, sino también por los efectos a largo plazo de la hepatitis C, que contrajo durante una de sus muchas transfusiones de sangre causadas por las lesiones de sus accidentes.

Sobre admin

Compruebe tambien

pedirán a México la extradición de un testaferro del ex secretario de los Kirchner

La justicia argentina pedirá a México la extradición del empresario Isaac Hidalgo Esperanza, participante clave en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: