Cáncer de mama masculino, poco frecuente, pero posible: a qué estar atentos

Suele asociarse a las mujeres, y de hecho la incidencia es muchísimo mayor en ellas. Sin embargo, los hombres no están exentos de padecer cáncer de mama. ¿Qué debemos saber sobre esta enfermedad cuando se presenta en hombres?

Primero, una aclaración: al tener la mujer más glándula mamaria, es mucho más frecuente en ellas. Sin embargo, el comportamiento de la enfermedad es igual en ambos géneros y los subtipos son también los mismos.

Así lo explica Valeria Cáceres, jefa del Departamento de Oncología Clínica del Instituto Angel Roffo, y da un dato preciso: «En la Argentina se diagnosticaron en 2020 alrededor de 22.000 casos de cáncer de mama en total, y solo el 1% fue en hombres«, describe, para graficar su baja incidencia.

Similitudes y diferencias 

«El cáncer de mama es una enfermedad heterogénea y existen distintos subgrupos que se comportan de forma diferente, pero no se diferencian en hombres y mujeres, y el tratamiento es el mismo», añade.

«Es importante tener en cuenta que, a diferencia del cáncer en la mujer, en el hombre tiene una mayor incidencia en relación a las alteraciones genéticas, es decir, hay un mayor porcentaje de hombres que tienen cánceres de mama ligados a genes que producen cáncer de mama, por ejemplo los genes BRCA, que son los más conocidos, y están ligados a alteraciones en la reparación del ADN de cadena doble», sostiene.

La profesional señala que otra de las diferencias tiene que ver con la forma de arribar al diagnóstico: «En la mujer se da mediante estudios por imágenes: ellas, de rutina, se hacen ecografías y mamografías anuales, y la mayor cantidad de mujeres se diagnostican a traves de estos estudios de detección precoz», señala.

En el hombre, en cambio, si bien no se realizan mamografías de rutina, al tener mucho menor cantidad de glándula mamaria, enseguida aparece un nódulo o una alteración en la piel o una retracción del pezón, que “se ve con más facilidad que en la mujer» y motiva la consulta, contrapone Cáceres.

La incidencia del cáncer de mama en hombres es baja: solo el 1% del total de mujeres con esta enfermedad. Foto Shutterstock.

La incidencia del cáncer de mama en hombres es baja: solo el 1% del total de mujeres con esta enfermedad. Foto Shutterstock.

Tratamiento, diagnóstico y prevención

Si esta patología afecta también a los hombres, ¿debería entonces prevenirse?

“Por la incidencia, no se justifica la prevención en el hombre -responde Cáceres-, excepto en aquellas familias donde hay asociación a estos genes (los BCRA), aunque también pueden asociarse a otros genes relacionados.»

En el caso de ellas, la mamografía forma parte de los chequeos anuales a partir de los 40 años. Foto Shutterstock.

En el caso de ellas, la mamografía forma parte de los chequeos anuales a partir de los 40 años. Foto Shutterstock.

Y añade: «Entonces, en esas familias, si hay una mujer con cáncer de mama, los hombres deberían testearse y al revés, si un hombre tiene cáncer de mama, debe realizarse un estudio genético”.

¿A qué estar atentos?

Los signos y síntomas del cáncer mamario masculino pueden incluir los siguientes, según indican desde Clínica Mayo:

  • Un bulto o engrosamiento sin dolor en el tejido mamario.
  • Cambios en la piel que cubre la mama, tales como hoyuelos, arrugas, enrojecimiento o descamación.
  • Cambios en el pezón, como enrojecimiento o descamación, o un pezón que empieza a hundirse
  • Secreción del pezón.

En cuanto al pronóstico, señalan: «Los hombres diagnosticados con cáncer de mama masculino en etapa temprana tienen una gran probabilidad de cura. Por lo general, el tratamiento implica cirugía para extraer el tejido mamario. Según cada situación particular, también es posible que se recomienden otros tratamientos, como la quimioterapia y la radioterapia».

También enumeran y explican cuáles son las pruebas de diagnóstico:

  • Examen clínico de mama. El médico usa las yemas de los dedos para examinar las mamas y las partes que las rodean en busca de protuberancias u otros cambios, evaluando cuán grandes son las protuberancias, cómo se sienten al tacto y su proximidad a la piel y los músculos.
  • Estudios de imagen. Estos estudios crean imágenes del tejido mamario que les permiten a los médicos identificar áreas anormales. Pueden incluir una mamografía o una ecografía.
  • Extirpación de una muestra de células de mama para realizar pruebas (biopsia). Una biopsia es la única manera definitiva de realizar un diagnóstico de cáncer de mama. 

A su vez, indican que las muestras para la biopsia se envían al laboratorio para su análisis, donde los expertos determinan si las células son cancerosas o no.

Tanto hombres como mujeres deben estar atentos a los antecedentes familiares. Foto Shutterstock.

Tanto hombres como mujeres deben estar atentos a los antecedentes familiares. Foto Shutterstock.

La muestra para la biopsia también se analiza con el objetivo de determinar el tipo de células implicadas, la agresividad (grado) del cáncer y si las células cancerosas tienen receptores hormonales u otros receptores que pueden influir en las opciones de tratamiento.

En tanto, si hablamos de factores de riesgo, estas son las condiciones que pueden incrementar las chances de padecerlo:

  • Edad avanzada. El riesgo de tener cáncer de mama aumenta con la edad. El cáncer de mama masculino se diagnostica con mayor frecuencia en los hombres después de los 60 años.
  • Exposición al estrógeno. Si se toman medicamentos relacionados con el estrógeno, como los usados en la terapia hormonal para el cáncer de próstata,  se corre un mayor riesgo de padecer cáncer de mama.
  • Antecedentes familiares de cáncer de mama.Si hay familiares cercanos con cáncer de mama, es más alta la probabilidad de desarrollar la enfermedad.
  • Síndrome de Klinefelter. Este síndrome genético ocurre cuando un niño nace con más de una copia del cromosoma X. El síndrome de Klinefelter provoca el desarrollo anormal de los testículos. Como resultado, los hombres con este síndrome producen menores niveles de ciertas hormonas masculinas (andrógenos) y más hormonas femeninas (estrógenos).
  • Enfermedad hepática. Ciertas enfermedades, como la cirrosis hepática, pueden reducir las hormonas masculinas e incrementar las hormonas femeninas, lo que aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama.
  • Obesidad. La obesidad está relacionada con los niveles elevados de estrógeno en el cuerpo, lo que incrementa el riesgo de padecer cáncer de mama masculino.
  • Enfermedad o cirugía testicular. Tener los testículos inflamados (orquitis) o haber tenido una cirugía para extirpar un testículo (orquiectomía) pueden incrementar el riesgo de padecer cáncer de mama masculino.

Source link

Sobre admin

Compruebe tambien

3 motivos para arrancar y 6 consejos del instructor Sergio Verón

Pareciera que todo atenta contra las intenciones de hacer ejercicio en invierno. Los días son …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: