la Ruta del Vino del Duero también invita a relajar en spas y monasterios medievales

Comer, beber, rezar, descansar. Algunos lugares de Valladolid podrían inspirar un best seller similar al que recreó la famosa película protagonizada por Julia Roberts. Pero en esta historia no sería necesario viajar entre varios países, porque todas las actividades confluyen en una misma región de España, la famosa Ribera del Duero.

El río más importante de la península ibérica, que la atraviesa de oeste a este, le da nombre a una de las denominaciones de origen (N. de la R: la que reconoce la calidad única de un producto según su procedencia) de vinos más reconocidas del mundo y alberga en sus márgenes un riquísimo patrimonio histórico, cultural y gastronómico. Y, en los últimos años, también ha sumado el turismo de relax. 

El combo, a solo dos horas de la capital española, no puede ser más atractivo, tanto para los extranjeros como para los propios madrileños que buscan una escapada de fin de semana o unas vacaciones cortas para alejarse del ruido de la metrópoli. Esta fue la visión de los empresarios que en la última década transformaron dos monasterios medievales de la zona en paraísos de bienestar y placer.

El restaurante Refectorio, en el hotel Abadía de la Retuerta, con estrella Michelin.

El restaurante Refectorio, en el hotel Abadía de la Retuerta, con estrella Michelin.

De lujo

Para algunos puede parecer un contrasentido: convertir la austeridad de los claustros y celdas monacales, creados para la vida ascética de antiguas comunidades religiosas, en lujosos complejos con hospedaje, restaurantes, bodegas y spas de alta gama.

Sin embargo, la propuesta ha resultado un éxito desde su lanzamiento en 2012, cuando se inauguró Abadía Retuerta LeDomaine en el municipio de Sardón de Duero, un hotel cinco estrellas ubicado en un monasterio del siglo XII, fundado en 1146 por la Orden Premonstratense en España.

Llegando desde la Autovía 11 por el camino que va hacia el mismísimo río Duero, la vista del edificio es imponente: una construcción románica rodeada de 700 hectáreas de viñedos y pinares. En su interior todavía reina el silencio, pero ya casi no quedaron referencias cristianas, apenas algunos objetos como decoración. El foco, en cambio, está puesto en ofrecer el máximo confort: 27 habitaciones dobles y 3 suites con servicio completo de mayordomo.

La pileta exterior de la Abadía Retuerta, uno de los espacios de relax.

La pileta exterior de la Abadía Retuerta, uno de los espacios de relax.

Pero antes de ser hotel, Abadía Retuerta ya funcionaba como bodega. La tradición ancestral de la elaboración del vino por los monjes fue recuperada en los años 90 cuando se replantaron las viñas con cepas como Tempranillo -la uva insignia de la región-, Cabernet Sauvignon, Syrah y Petit Verdot.

Hoy sus etiquetas figuran entre las más reconocidas de España, con distinciones en concursos internacionales como el International Wine Challenge y altos puntajes de críticos como Robert Parker.

Ser bodega y spa le permite al lugar ofrecer experiencias sin necesidad de alojarse en el lugar, como recorridos por la finca a pie, en bicicleta o 4×4 con cata de vinos (desde 33 euros por persona) o tratamientos corporales y rituales relajantes en su Santuario Wellness (desde 145 euros).

Los sibaritas, además, se pueden dar un festín en cualquiera de los cuatro espacios gourmet. Se destaca el restaurante Reflectorio, ubicado en el antiguo comedor de los monjes, que hoy cuenta con estrella Michelin y ofrece una cocina de producto local y de vanguardia de la mano del chef Marc Segarra.

Silencio, aguas termales y buen vino

Castilla Termal Valbuena, un monasterio de 1143 convertido en hotel de 79 habitaciones.

Castilla Termal Valbuena, un monasterio de 1143 convertido en hotel de 79 habitaciones.

A solo 15 kilómetros de la Abadía de Retuerta, en la localidad de San Bernardo -también provincia de Valladolid-, se encuentra Castilla Termal Valbuena, otro hotel 5 estrellas enclavado en un antiguo monasterio fundado en 1143. Perteneció a los monjes de la orden cisterciense procedentes de Berdone (Francia) y se inauguró con su propuesta actual en 2015.

También aquí está la posibilidad de alojarse en alguna de las 79 habitaciones (25 superiores, 22 deluxe, 30 junior suites y 2 suites especiales) o simplemente llegar para pasar una tarde de spa. El plus son las aguas mineromedicinales del manantial San Bernardo, con diversas propiedades terapéuticas, que forman parte de los distintos circuitos de piletas, duchas y baños de vapor.

Una capilla convertida en un circuito de aguas termales en el hotel Castilla Termal Valbuena.

Una capilla convertida en un circuito de aguas termales en el hotel Castilla Termal Valbuena.

Se ofrecen paquetes con programas de adelgazamiento, detox o antiestrés de 2 a 14 días o experiencias de escapadas a medida para grupos de amigos o parejas de distintas edades. Hay planes de turismo enogastronómico que incluyen no solo el vino de la casa -Converso, un Tempranillo Crianza de edición limitada- sino también visitas guiadas a bodegas históricas de la zona, como Pago de Carraovejas, Finca Villacreces o Tr3smano.

Aunque renovado y modernizado con muebles de diseño y ambientación sustentable, el predio no es del todo pagano: conserva la Capilla de San Pedro, construida en el siglo XIII, que ahora es elegida por muchos visitantes para celebrar casamientos, bautismos o renovaciones de votos matrimoniales.

Miniguía

Cómo llegar

Aerolíneas Argentinas, Air Europa e Iberia tienen vuelos directos a Madrid desde $ 266 mil.

Hay trenes de Madrid a Valladolid desde 25 euros que tardan entre dos y tres horas. Desde allí hay que trasladarse a los hoteles. En auto, por la autovía A-1 son dos horas desde Madrid.

Dónde comer

Además de los restaurantes de los hoteles mencionados, un imperdible de la zona es el restaurante Ambivium, que forma parte de la bodega Pago de Carraovejas.

Galardonado con estrella Michelin, cuenta con su propio huerto ecológico que abastece una cocina respetuosa del producto local y orientada a acompañar la experiencia de degustación del vino. Menú degustación gastronomía castellana: 150 euros sin maridaje (Camino de Carraovejas, s/n, 47300 Peñafiel, Valladolid; www.restauranteambivium.com).

Dónde alojarse

En Castilla Termal Valbuena: habitación doble con desayuno desde 200 euros para junio (castillatermal.com).

En Abadía Retuerta: habitación Doble Superior Twin con desayuno y acceso al spa Santuario Wellness, desde 450 euros (www.abadia-retuerta.com).

Dónde informarse

Oficina Española de Turismo en Buenos Aires

Tel.:+54 11 4809 4999

buenosaires@tourspain.es

www.spain.info

Sobre admin

Compruebe tambien

cuánto cuesta alquilar en Mar del Plata

Mar del Plata es un destino clásico para los viajeros. Y no solo en verano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: