Los tratamientos estéticos que no van más, los que están en auge, y los que vendrán

Más de 70 millones de personas no se definen como «masculino» ni «femenino». Vivimos en un entorno digital. Nos preocupa el medio ambiente. El mundo cambia y los expertos en estética buscan adaptarse -o incluso adelantarse- a las nuevas tendencias.

Todo eso se debatió en el lanzamiento del informe «El futuro de la medicina estética», creado por la agencia Wunderman Thompson Intelligence. Se realizó con datos de redes sociales, investigaciones de la industria, y entrevistas a 15 médicos referentes de 13 paises.

En la presentación a nivel local -que contó con la participación de Clarín– una mesa formada por 10 expertos argentinos compartió lo que viven día a día en sus consultorios.

El género no binario es contemplado por la industria estética. Foto Shutterstock.

El género no binario es contemplado por la industria estética. Foto Shutterstock.

Belleza diversa

La belleza se está deshaciendo de las tradicionales divisiones de género. De hecho, el informe arrojó que el 1% de la población global -78 millones de personas- no se identifican como «masculino» ni «femenino».

«Ya no hay división entre géneros. Hay un solo mensaje, una sola voz. Todos quieren verse bien», dijo Carolina del Campo, responsable de estrategias al consumidor final de Allergan Aesthetics, compañía que encargó el estudio.

Los profesionales de la estética -arroja la investigación- están dando la bienvenida a poblaciones  diversas​, buscan hablarle a todas las personas.

La demanda de consultas virtuales para hombres está incrementando. Foto Shutterstock

La demanda de consultas virtuales para hombres está incrementando. Foto Shutterstock

La nueva masculinidad

La estética masculina está evolucionando a través de un espectro mucho más amplio de posibilidades. En el futuro -indica el trabajo- los hombres expresarán mayor libertad de elección en lo que respecta a su imagen.

«Estoy viendo cada vez más hombres en mi consultorio, que antes no los veía. Y de todas las edades», comentó el cirujano plástico Lucas Zurlo, que atiende en el barrio porteño de Palermo.

El informe arroja que la demanda de consultas virtuales para hombres está incrementando. Sin embargo, aún se someten a una menor cantidad de procedimientos no invasivos que las mujeres.

«En mi práctica, la relación entre pacientes femeninos/masculinos es de 80/20», precisa Christian Sánchez Saizar, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD). Lo más habitual entre los hombres son los tratamientos para eliminar manchas y la aplicación de toxina botulínica (bótox).

"Fui el regalo de 15 de muchas chicas", cuenta un cirujano plástico. Foto Shutterstock.

«Fui el regalo de 15 de muchas chicas», cuenta un cirujano plástico. Foto Shutterstock.

Retrasar el envejecimiento

El informe arrojó que los consumidores se inician cada vez más temprano en los tratamientos estéticos para retrasar los signos del envejecimiento. Por otro lado, la ciencia acerca la posibilidad de regenerar las células.

«La edad promedio de mis pacientes es 26 años y medio. Yo hago nariz, entre otras cosas, y tengo casi 3 mil pacientes de 14 años. Eso fue lo que me bajó mucho el promedio. Fui el regalo de 15 de muchas chicas», contó el cirujano plástico Fernando Silikovich, ante el asombro de los presentes.

«A mis 22 años ni se me ocurría agregarme volumen en los labios, cosa que ahora es súper frecuente», acota la médica estética Eva Fischer. «Es más, a esa edad consulté a una dermatóloga para que me asesorara en cremas faciales y me sacó volando argumentando que era demasiado chica», continúa.

Según la especialista, «todo cambia», y la mirada sobre la prevención, el cuidado y la imagen toma relevancia. «Siempre debe ser con criterio y seriedad profesional», enfatiza.

Los pacientes buscan verse bien a la edad que tienen. Foto Shutterstock.

Los pacientes buscan verse bien a la edad que tienen. Foto Shutterstock.

Respetar la edad

El informe internacional y los referentes locales coinciden en que, cada vez más, se buscan resultados que vayan «más allá de la edad«.

«Tratamos de obtener la mejor versión de cada uno a la edad que uno tiene. Que se haga un tratamiento no quiere decir que tenga que parecer de 20. Eso es un concepto antiguo», apuntó el cirujano plástico Fernando Felice.

En la misma línea, Julia de la Torre, médica especialista en procedimientos estéticos no invasivos, comentó que la consultan personas de todas las edades.

«Ayer atendí a una mujer de 83 años. Impecable. Nos esforzamos mucho por resaltar los rasgos de cada persona. Hacer un tratamiento que mantenga la originalidad de cada rostro y dando resultados en función de esa persona. Sin estandarizar», explicó.

“Me vi en un Zoom y no me podía concentrar", cuenta una paciente en el consultorio. Foto Shutterstock.

“Me vi en un Zoom y no me podía concentrar», cuenta una paciente en el consultorio. Foto Shutterstock.

Mundo digital

Una vida atravesada por las pantallas significa que los consumidores se enfrentan constantemente a su propia imagen. Ni hablar del «Zoom boom», que nos cambió para siempre tras la pandemia del Covid-19.

Me ví en un Zoom y no me podía concentrar, porque no me había dado cuenta de que estaba así”, le dijo un paciente a la doctora Fischer.

La especialista comparte su «top 3» de consultas: la flacidez (porque notan que la cara «se les cayó”), las arrugas (porque ya probaron todo tipo de cremas y necesitan un «plus» para disminuirlas) y las manchas («quien las tiene las padece y se siente incómodo», señala).

Los tratamientos estéticos faciales son más aceptables ahora que hace 5 años. Foto Shutterstock.

Los tratamientos estéticos faciales son más aceptables ahora que hace 5 años. Foto Shutterstock.

El tratamiento develado

Los consumidores están cada vez más influenciados por las celebridades o por quienes comparten en redes «lo que se hacen».  Por eso, para los especialistas en estética, los tratamientos ahora son «develados». 

«Eso de no contarlos ya quedó atrás. Antes se buscaba que se note mucho y nadie decía nada. Hoy buscamos que no se note, la naturalidad, pero no tenemos tanto problema en compartir y contar nuestras experiencias», sostiene del Campo.

El informe lo puso en números. Concluyó que el 81% de las personas cree que los tratamientos estéticos faciales no quirúrgicos son más aceptables ahora que hace 5 años.

La belleza y el metaverso

El metaverso es la experiencia de sumergirse en un mundo virtual. Promete ser el siguiente gran avance de internet y se espera que tenga un profundo impacto en la vida de todos.

Según la investigación, los practicantes de la industria estética harán uso de métodos virtuales como «una forma nueva y conveniente» de interactuar con los consumidores para ciertos servicios estéticos.

La piel expresa mucho de lo que nos pasa y cómo nos sentimos. Foto Shutterstock.

La piel expresa mucho de lo que nos pasa y cómo nos sentimos. Foto Shutterstock.

Cuestión de salud

Un concepto que dió vueltas en la mesa fue la «psicodermatología«, es decir, la estética conectada con el bienestar. Los pacientes buscan estar relajados y tranquilos. Mientras que se piensa a los individuos con un enfoque holístico.

«La piel expresa mucho de lo que nos pasa y cómo nos sentimos. Nos ponemos colorados cuando estamos incómodos, sudamos cuando estamos nerviosos, nos arrugamos más rápido si pasamos por situaciones de mucho estrés», comenta la doctora Fischer.

Para el dermatólogo Sánchez Saizar, la imagen y la salud están muy vinculados. «Vemos muchos adolescentes con secuelas de acné tipo cicatrices. En algunos casos muy notorias, que afectan su autoestima. Hoy disponemos de tecnologías como los láseres que nos permiten abordar esta problemática con excelentes resultados», asegura.

Cada vez más personas buscan darle naturalidad a la cara. Foto Shutterstock.

Cada vez más personas buscan darle naturalidad a la cara. Foto Shutterstock.

Vuelta a lo natural

Hoy se piensa la medicina estética como parte de «lo natural» y de ser conscientes de cómo cada uno impacta en el mundo. El concepto engloba la buena alimentación, la salud física, la salud emocional y el cuidado del medio ambiente.

«Cada vez más personas buscan darle naturalidad a la cara. Que no sean esas caras rígidas o que no tienen expresión», comentó Zurlo. Mientras que Velia Lemel contrastó a las experiencias de sus clínicas en Buenos Aires y Miami.

«Tengo la diversidad de mantener la naturalidad de los rasgos, que es la paciente argentina, que tiene como una tendencia más europea, más natural. Y tengo la otra parte, la latina que me dio Miami, que quiere las bocas grandes, los trastes grandes, todo voluptuoso, mucha mejilla, todo muy marcado», comparó la dermatóloga.

Consultorio versus quirófano

En línea con estas tendencias, crece el interés por los tratamientos mínimamente invasivos. A diferencia de las cirugías estéticas -que se practican en quirófanos- estos se realizan en consultorio, son de tiempo corto, y de rápida recuperación.

«Los pacientes en general buscan tratamientos menos invasivos y que tengan rápida inserción laboral. Ante todo, que les permitan mantener naturalidad y que sean seguros», cuenta Sánchez Saizar.

Dice que les interesa mejorar la calidad de la piel, reducir las arrugas y darle firmeza. Sin embargo, no suelen pedirle un tratamiento específico. «Simplemente quieren verse mejor. Buscan la mejor versión de sí mismos», cierra el dermatólogo.


Source link

Sobre admin

Compruebe tambien

3 motivos para arrancar y 6 consejos del instructor Sergio Verón

Pareciera que todo atenta contra las intenciones de hacer ejercicio en invierno. Los días son …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: