su debut como director de cine y con cuál de sus ex pasaría 30 noches

Está tranquilo Adrián Suar. La obviedad sería decir que la procesión va por dentro, y es muy probable que así sea. El próximo jueves 11 de agosto estrena su opera prima como director, 30 noches con mi ex, en la que comparte cartel con Pilar Gamboa, y se verá en 300 cines del país. Sí, por el momento ninguna plataforma: enormes pantallas con muy buen sonido y espectadores con baldes de pochoclo.

La historia del filme producido por Patagonik es sencilla, pero sensible. El Turbo (el personaje de Suar) debe recibir en su casa -por pedido de la hija que tienen en común- a La Loba (Gamboa), a quien externan de una clínica psiquiátrica. El Turbo y La Loba se separaron hace seis años y no se ven hace tres. La estadía de ella en casa de él debería ser la transición a su nueva vida en sociedad.

30 noches con mi ex tiene todo a lo que Suar nos acostumbró en sus películas -cine popular, comedia, personajes principales para amar u odiar, personajes secundarios exquisitos-, pero cuenta con más ingredientes. «Mayor sustancia», convienen entrevistado y periodista. Una faceta más sensible en la que las enfermedades mentales -encaradas con maestría por Gamboa- no aportan sólo sonrisas, sino reflexión.

Elegante y con look «director de cine» (jean, saco azul de pana, polera blanca), Suar habla con entusiasmo de su debut como realizador, pero también de todo lo que salga en la conversación. «Vos preguntá», es su latiguillo. y cuenta que este mismo sábado habrá un programa especial por El Trece adelantando el estreno, con conducción de Darío Barassi.

En su primera película, Adrián Suar combina comedia y drama, al tratar el tema de las enfermedades mentales. Foto Andrés D'Elía

En su primera película, Adrián Suar combina comedia y drama, al tratar el tema de las enfermedades mentales. Foto Andrés D’Elía

Una decisión bien pensada

-¿Cómo y cuándo decidiste dirigir tu primera película?

-Lo vengo decidiendo hace años. Ya en los comienzos de Vulnerables -la serie de El Trece del año ’96- Daniel Barone dirigía los exteriores y yo las escenas en el estudio. También en 2004 dirigí un corto para la AMIA. Yo sabía que iba a terminar haciendo una película, incluso me hubiera gustado hacerla algunos años antes.

-¿Cómo te diste cuenta que era esta?

-Tiene mucho en común con los filmes que venía haciendo como actor y sentía que lo podía contener, que era un universo que conocía. Ya había trabajado en temas así en Vulnerables, en Locas de amor, y era una película de vínculos, de actuación. Arrancamos en 2019 a escribirla (el guion lo firma Javier Gross y lo trabajaron con un cuerpo de psiquiatras) y en el medio nos agarró la pandemia.

Estuvimos a punto de incluirla, pero me pareció por un lado oportunista y, por el otro, que la historia que teníamos ya aguantaba sola, era graciosa. Así que nos quedamos con lo que teníamos.

-Es peligroso en estos tiempos meterse con las enfermedades mentales, puede parecer que te reís de «los locos».

-No lo pensé nunca así. No lo hicimos con la intención de burlarnos de lo que padece el personaje de Pilar, sino más bien del mío, El Turbo, que sufre las excentricidades que hace ella. Y sí, nosotros extremamos las gracias, como la hípersexualidad, que es una patología real. En un momento, ella le pide «decime tres chanchadas». Sabíamos que cosas así iban a funcionar y a sacarte una sonrisa.

Adrián Suar estrenará su película "30 noches con mi ex" en 300 cines de la Argentina. Foto Andrés D'Elía

Adrián Suar estrenará su película «30 noches con mi ex» en 300 cines de la Argentina. Foto Andrés D’Elía

-Sin embargo, también hay momentos dramáticos.

-Sí, es que yo quería hacer un switch entre la comedia y el tema de los que sufren enfermedades mentales. Y creo que lo logré. Hay un momento bisagra cuando él le dice «es muy difícil acompañar a alguien como vos» y ella responde «más difícil es ser yo». Ahí la película te da una realidad de la patología, del que sufre, de los vínculos…

Un actor que vende tickets

-Analizando el casting, tenés a actores prestigiosos (Gamboa, Jorge Suárez. Elisa Carricajo, Elvira Onetto), algunos más populares o televisivos (Campi, Pichu Straneo) y una debutante (Rocío Hernández, como su hija, atención a ella), pero el único realmente taquillero sos vos. ¿Esa fue una elección?

-Podría haber pensado en otra actriz para el protagónico. Carla Peterson, Julieta Díaz, la propia Griselda Siciliani podrían haberlo hecho. Pero mi intuición me decía que era Pili. Es una actriz conocida, protagoniza con su grupo Piel de Lava un éxito teatral como Petróleo. Y ya había trabajado en Tiempos compulsivos, en varias cosas de Polka. Es muy talentosa. Yo sabía que era ella.

También, al ser mi primera película, yo quería ir… Humilde no es la palabra. Tranquilo, quería ir tranquilo. Y como pretendía hacer algo popular, pero que cuente otra cosa, algo más sensible, me di cuenta que era con ella. Que íbamos a hacer un buen tándem.

Y en cuanto a los nombres, sí, convocan. Pero si no te gusta la película, el boca a boca, no pasa la primera semana. Y mi intuición es esa: Pilar la rompe y vamos a pasar la primera semana.

Delante, detrás de cámara y con el VAR​

Pilar Gamboa y Adrián Suar, en "30 noches con mi ex", la película en la que él debuta como director.

Pilar Gamboa y Adrián Suar, en «30 noches con mi ex», la película en la que él debuta como director.

​En 30 noches con mi ex, Suar debió dirigir a los actores y a sí mismo. Una tarea de desdoblamiento que dice «tener incorporada» y que no le costó demasiado. Si bien se destaca por crear buenos climas de trabajo, no se define como un «pregonero de la buena onda».

«Siempre hay afecto, vínculos, no puedo trabajar con maltrato. Pero no creo que para sacar la película adelante sea condición sine qua non que nos estemos cagando de risa todo el tiempo. A veces hay discusiones, alguna puteada, pero siempre de par a par. Y esas cosas quedan en el vestuario. Después estamos comiendo juntos, como corresponde», asegura.

Y también cuenta que durante el rodaje, tenía a un par de personas en las que confía y con quienes se miraba al terminar cada escena. «Si algo había quedado raro, nos hacíamos la seña que hacen los árbitros cuando van al VAR. Y ahí revisábamos todo».

-¿Cuáles son tus referentes, tus directores de cine favoritos?

Mi amor incondicional, a quien me muero por conocer, es Steven. Y si decimos Steven sabemos de quién estamos hablando (Spielberg). Siempre me gustó, de chico cuando iba por Tiburón o por E.T., después La lista de Schindler. Un talento único, filma muy bien, tiene buen gusto. También me gustan (Martin) Scorsese, Woody Allen y Clint Eastwood. Y por supuesto que sigo a las camadas más jóvenes.

El sueño de la pantalla grande

Adrián Suar se declara admirador de Steven Spielberg, a quien se muere por conocer. Foto: Andrés D'Elía

Adrián Suar se declara admirador de Steven Spielberg, a quien se muere por conocer. Foto: Andrés D’Elía

-Uno de los primeros elementos de venta de 30 noches con mi ex es que se estrena exclusivamente en cines. ¿Por qué remarcaste esto y qué significa para vos?

-Estoy muy feliz. Me quedé muy caliente en 2020, cuando estaba a punto de estrenar Corazón loco, con los afiches en la calle, y a seis días del estreno se declaró la pandemia y la prohibición de ir a los cines. Después vino Netflix, la quiso y la verdad les agradezco de por vida lo que han hecho. Era todo un desastre, la tomó y le fue muy bien.

Las plataformas son divinas, voy a seguir haciendo cosas con Star + (lo último fue la comedia Los protectores) y me parecen una gran oportunidad para productores grandes y chicos, para el cine independiente…

Pero dicho todo esto, para los productores y directores, ver tu película en el cine es imbatible. La sensación cuando se van apagando las luces, el ruido de la gente abriendo los caramelos… Como hecho social el cine es imbatible. Y yo soy un fanático. Apenas se abrió post pandemia, había tres tipos en la sala y uno era yo.

-Una sensación única…

-​Cuando vi la película terminada, el corte final, en un cine de Recoleta, me emocioné. Vos podés tener en tu casa una buena tele, un buen sonido. pero no es lo mismo. Ahora la vamos a estrenar en 300 cines, la gente de Disney hizo una apuesta enorme. Vamos a matar o morir. Después llegará a las plataformas. Pero no hay que rendirse, hay que volver al cine.

Definiendo roles

Adrián Suar se define como "un actor que produce". Ahora también dirige cine. Foto: Andrés D'Elía

Adrián Suar se define como «un actor que produce». Ahora también dirige cine. Foto: Andrés D’Elía

Puesto a elegir entre actor o productor/empresario, Adrián Suar no lo duda: «No le quito el cuerpo al empresario, pero yo soy un actor inquieto que produce«.

Prolongamos el juego y le pedimos que elija su rubro favorito para actuar entre la tele, el cine y el teatro. Obviamente, le gustan todos. Pero si tiene que definirse el orden de preferencia es cine, teatro y televisión.

Y una más. Al momento de producir, ¿cuál es su rubro favorito? Por su respuesta, parece que aquí sí las tres ramas son válidas. «Soy un hacedor, un culo inquieto. Me gusta desde producir series para tele o plataformas, como cine o teatro. Y ni siquiera es por la plata. He perdido y he ganado. Estoy más feliz cuando gano, quiero aclarar para no hacer demagogia».

Pero se explaya: «Cuando he perdido, no me quita el sueño, me dura un capuchino y una medialuna. Decime cuánto te debo, te pago, me quedo 20 segundos, digo ‘la puta…’ y sigo. Hay una frase de Carlos Rottemberg, el productor teatral: ‘Arriesgar es la condición moral para no sentirse un hijo de puta’. Yo arriesgo. Gano o pierdo.

Crítica, público y cuál es la ex

-Volvemos a la película. ¿A qué le confiás más, a la crítica o al boca a boca de la gente?

-Tengo la impresión de que la crítica la va a recibir bien, casi como de las mejores de mis películas, es mi intuición. Porque siento que de todos mis filmes -y yo soy un standard de película popular, comedia, romance-, en este estoy un poco más corrido de lo habitual.

Y en cuanto al público, el que va despojado, sin ponerle cabeza, se va a reír y va a llorar. Al que paga la entrada, si no lo gusta, no le gusta. Pero si le gusta, no ofrece resistencia.

El afiche de "30 noches con mi ex", con Adrián Suar y Pilar Gamboa.

El afiche de «30 noches con mi ex», con Adrián Suar y Pilar Gamboa.

-La pregunta se impone. ¿Con cuál de tus ex pasarías 30 noches?

-Con Griselda (Siciliani) definitivamente sí. Con Ara, si tuviese algún tema, no tendría problema. Yo creo que ella no pasaría 30 noches conmigo. A Araceli (González) le decís 30 noches con Adrián Suar y preguntaría “¿qué Adrián Suar? No conozco ningún Adrián Suar». Yo no tendría ningún problema. Ahora creo que con Griselda pasaría sin ningún problema 30 noches, y ella también conmigo.

Mirtha, Tinelli y ATAV

-Esto sale publicado el sábado 6 de agosto. ¿Qué tenés para decir de la continuidad o no de Mirtha Legrand en el Trece?

Mirtha va a estar en el Trece. Creo que lo firmo el martes 9. Y es para hacer lo mismo, la noche del sábado y el mediodía del domingo. Todavía me queda una charla. Desde Adrián y el canal está todo listo. Espero que el martes esté acá Mirtha con Nacho (Viale, su nieto) para firmar.

Adrián Suar dice tener todo listo para que Mirtha Legrand firme contrato con El Trece.

Adrián Suar dice tener todo listo para que Mirtha Legrand firme contrato con El Trece.

-¿Cómo ves Canta conmigo ahora, el nuevo programa de Marcelo Tinelli en el canal?

-Yo veo que está bien. Con Marcelo siempre previmos entre 10 y 12 puntos de rating, y es lo que está haciendo. Creo que está encontrando el formato, que tiene características propias, con él metido adentro, como un animador. En Inglaterra no tienen un Tinelli, entonces tienen su idiosincrasia, son mucho más formales.

A Marcelo, si lo llevás a ese punto, no es Marcelo. Pero tampoco si lo pasás. Yo creo que está encontrando el equilibrio de aportarle su frescura, su espontaneidad -que por momentos lo hace- y después el límite de ver hasta dónde va. Estamos en la segunda semana y lo veo bien. Y el rating no es problema, nosotros entre 10 y 12 puntos estamos bien. Sabíamos que era esto lo que nos íbamos a encontrar.

-¿Y la idea es mantenerlo todo el año?

-Entre 10 y 12 puntos, sí. Después vemos.

Marcelo Tinelli, en "Canta conmigo ahora".

Marcelo Tinelli, en «Canta conmigo ahora».

-También estás produciendo ficción para el canal. ¿Cuándo llega Argentina, tierra de amor y venganza (ATAV) al aire?

-Estoy viendo si sale este año o el próximo. Con el programa de Guido (Kaczka) y el de Marcelo, tengo que ver si me conviene meter tres programas a la noche o sigo con dos. Guido anda muy bien y equipo que funciona no se toca. Ahora, si me preguntás como productor de ATAV, quiero salir ya.

-¿Cómo manejás esa dicotomía, productor de ficción y director del canal que tiene que poner esa ficción?

-Tiene una respuesta. Te dije, como productor de ATAV quiero salir mañana. Pero yo defiendo los intereses de El Trece. Y siempre mi pregunta es qué le conviene al canal. Me ha tocado levantar programas míos, de Polka (Lobo, Quiero vivir a tu lado y un par más).

Me tocó fue meter violín en bolsa y perder. Y también perdió el canal, como socio mayoritario de Polka, porque se te corta la novela en el capítulo 70 cuando vos tenés programados 130. Lo he hecho y el canal puso el dinero y se fue.

El éxito de «Inmaduros»

Diego Peretti y Adrián Suar protagonizan uno de los éxitos teatrales del año, la comedia "Inmaduros".

Diego Peretti y Adrián Suar protagonizan uno de los éxitos teatrales del año, la comedia «Inmaduros».

Adrián Suar protagoniza Inmaduros, con Diego Peretti, en el teatro El Nacional Sancor Seguros. La obra, una comedia, es un éxito. Las localidades, mil por función, están siempre agotadas. Por lo que en 150 funciones llevaron 150.000 personas. A la vez, Suar es productor de la excelente Piaf, la pieza sobre la cantante francesa con la que Elena Roger su luce en el Teatro Liceo.

«Sabía que con Diego Peretti éramos una dupla fácilmente comercial. Y que yo me iba a entender con el narigón, porque lo conozco hace 25 años, lo adoro, lo quiero mucho como actor, me hace reír, nos entendemos desde Poliladron. Pasó lo que pensé que iba a pasar, porque somos los dos muy rigurosos en el escenario, en cuanto a defender la comedia. Y la obra está muy bien».

-¿En qué te sentís inmaduro?

-En varias cosas. Todos tenemos una pata más gorda y otra pata más flaca. En lo profesional me siento más maduro. Y en lo personal he tenido momentos de mi vida en que sentí que la cagué, que me dije “acá todavía me falta un hervor”. En entender algunos vínculos, gente que me ha traicionado y me faltó un poquito más de madurez para verla venir.

También vínculos del amor, decir «acá no estuve bien o debería haber hecho otra cosa». En algunos puntos uno no termina de madurar nunca, los veo y me digo que sigo estando verde. Pero ya no me peleo con eso. Sólo me pongo atento. Y así voy. 

-Bueno, para terminar. ¿Cómo anda tu novia?

-Jajaja. No tengo. No tengo nada. Estoy tranquilo. Hace seis años que me separé y ni una novia. No soy noviero. Las veces que me pasó, me casé. Y a mí me pasa cada ocho o diez años.

Sobre admin

Compruebe tambien

El FBI completó la pericia balística del tiroteo en el set de Rust, donde Alec Baldwin mató a una técnica

El FBI completó el análisis balístico del tiroteo fatal en el set de filmación de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: